FILMORRETRATOS

Catherine Breillat — Transgresión y deseo

A sus 75 años, después de quince largometrajes y algunos cortos, la directora francesa continúa siendo una de las voces más libres y radicales de su país.

Marla Jacarilla

Desde que dirigió su primer largometraje allá por el año 1976, el nombre de Catherine Breillat ha estado asociado inevitablemente a la polémica. Directora de una quincena de largometrajes que exploran de modo persistente las complejidades y contradicciones del deseo femenino, la francesa estrena en salas españolas su último largometraje titulado El último verano (L’été dernier), libre adaptación del film danés Reina de corazones (Dronningen), en el que una abogada se enamora irremediablemente del hijo adolescente de su marido, poniendo en peligro tanto su vida profesional como personal. 

Giraldillo de Honor en el último Festival de Sevilla y Focus D’A en el Festival de Cinema d’Autor de Barcelona 2024, ha tenido que pasar casi medio siglo para que la obra de Breillat tenga algo de reconocimiento en nuestro país. De hecho, El último verano es el segundo film de Breillat que podemos ver en salas comerciales españolas tras el lejano estreno en 1999 de la muy controvertida Romance X

Nacida en Bressuire en 1948, podríamos decir que Breillat inició su carrera como directora a contracorriente, en una época –los años 70– en que las mujeres que decidían dedicarse al cine tenían pocas opciones (maquillaje, peluquería, montaje, script…), y la dirección no era una de ellas. Haciendo caso omiso de familiares y profesores que le recomendaban encarecidamente que se dedicase a otra cosa «más propia de mujeres», Breillat siempre quiso ser cineasta, y debutó tras la cámara en 1976 con Una chica de verdad (Une vraie jeune fille), adaptación al cine de su cuarta novela, Le Soupirail. La película relata el despertar sexual de una adolescente y sufrió las consecuencias de la censura francesa, que impidió su estreno hasta bien entrado el año 2000. Pero no fue esa la primera vez que el nombre de Breillat generó polémica en su propio país, ya que siendo adolescente la directora escribió su primer libro, Homme Facile, que fue prohibido para menores de 18 años. Es decir que, paradojas de la vida, según el gobierno, Breillat no podía leer el libro que ella misma había escrito hasta que no cumpliese la mayoría de edad.  

Tras esta contundente carta de presentación, con el paso de los años Breillat ha ido desarrollando una filmografía tan audaz como perturbadora; repleta de relaciones tormentosas, deseos frustrados, empoderamiento sexual, dependencias enfermizas e historias de amour fou de trágico desenlace. Una filmografía subversiva y nada complaciente que pone el dedo en la llaga al hablar del sexo como herramienta de poder, de temas plagados de tabúes que siguen tan vigentes hoy como hace medio siglo. Para Breillat, el arte consiste en contestar preguntas que no se hacen, que no se han hecho nunca. Es por ello que a veces su cine despierta reacciones tan virulentas, por atreverse a hablar de todos esos temas prohibidos, de esos elefantes que hay en la habitación y a los que nadie más hace referencia.

Breillat descubrió muy joven que quería dedicarse al cine. Concretamente, cuando vio películas como Noche de circo de Ingmar Berman o Viridiana de Luis Buñuel. Se resiste de manera obstinada a que la encasillen como una cineasta política, aunque al ver sus películas resulta difícil no hacer una lectura profundamente política de las mismas. Afirma que le encanta la violencia, las muertes y las violaciones en el cine de ficción, pero que nunca ha buscado el escándalo con sus películas, sino tan sólo la libertad de expresión. Despotrica contra el auge de la coordinación de intimidad en los rodajes, tiene fama de mujer con carácter difícil y siempre, siempre, siempre dice lo que piensa, aunque ello le pueda dificultar la financiación de sus films. 

CON EL PASO DE LOS AÑOS, BREILLAT HA IDO DESARROLLANDO UNA FILMOGRAFÍA TAN AUDAZ COMO PERTURBADORA, PLAGADA DE RELACIONES TORMENTOSAS, DESEOS FRUSTRADOS, EMPODERAMIENTO SEXUAL, DEPENDENCIAS ENFERMIZAS E HISTORIAS DE AMOR FOU DE TRÁGICO DESENLACE.

Cuestionadora de algunas de las consecuencias colaterales del movimiento feminista #MeToo, Breillat defiende, ante todo, y sobre todo, el derecho de las mujeres a vivir su sexualidad de un modo libre y sin ataduras, sin ser victimizadas ni instrumentalizadas, sin ser convertidas en seres frágiles que necesitan protección constante. Teme que cierto feminismo pretenda imponer un orden moral riguroso, que una nueva ola de tradicionalismo impregne tanto nuestras vidas como el cine contemporáneo, lastrando una vez más a las mujeres e impidiendo su liberación sexual. «Los movimientos feministas contemporáneos son catastróficamente conservadores», afirma en una entrevista de 2019. «El feminismo forma parte de mí, no es mi inspiración, pero sí mi revolución». ¿Feminista? Por supuesto. ¿Polémica? Probablemente también. 

Si hacemos un recorrido por toda su obra, podríamos agrupar sus películas mediante algunos temas y obsesiones que aparecen de manera recurrente. Desde el descubrimiento de la sexualidad en la adolescencia (Une vraie jeune fille, 36 Fillette, À ma soeur!) pasando por los films de inspiración autobiográfica (Tapage Nocturne, Sex is Comedy, Abus de faiblesse), las adaptaciones libres de cuentos infantiles (Barbe bleue, La belle endormie) o las historias de amor y pasión de desenlace más o menos trágico (Parfait Amour!, Brève Traversée, Anatomie de l’enfer…), sus films nos muestran generalmente individuos complejos de personalidad atormentada. Protagonistas –casi siempre femeninas– que lidian constantemente con sus contradicciones morales y transgreden las convenciones, poniendo en evidencia la hipocresía de nuestra sociedad y llevando su sexualidad hasta el límite. Un cine violento y sin concesiones en el que la sangre, el dolor y el deseo se convierten en una constante. Porque según sus propias declaraciones: «El deseo no es algo meramente sexual. El deseo es algo fundamental para que una persona tenga ganas de vivir y ganas de expresarse. Va mucho más allá. Creo que el deseo no es lo que rebaja a las personas, sino lo que nos hace salir de la animalidad. El deseo es lo que nos hace humanos».

Sus películas, con una puesta en escena inspirada muchas veces en grandes clásicos de la pintura (Francisco de Goya, Georges de la Tour, Caravaggio, la pintura hiperrealista estadounidense…), eluden los maniqueísmos pero abrazan los excesos. Se trata de un cine ambiguo, molesto a veces para los conservadores, aunque también para muchas feministas. Un cine que paradójicamente es repudiado en su país, pero tiene una muy buena acogida en lugares como Turquía. Sus películas se acercan al abismo que supone hacer un cine arriesgado, trabajando incluso con actores porno (Rocco Sifreddi ha participado en varios de sus films) y mostrando numerosas escenas de cruda violencia y sexo no simulado. De hecho, Romance X fue una de las primeras películas estrenadas en cines comerciales que contaba con secuencias de sexo real. Pero, Romance X «no es una película porno», afirma Breillat, «sino una búsqueda filosófica de la identidad sexual».

En el año 2004 un accidente cerebrovascular casi acaba con su vida, pero su energía y afán de superación la llevaron no sólo a continuar con su carrera, sino a volcar parte de su historia en uno de sus films. En Abus de faiblesse, Isabelle Huppert da vida a una directora de cine que, tras sufrir un ictus hemipléjico, es manipulada y engañada por un conocido embaucador. Algo que le sucedió a la propia Breillat, que quería como actor en uno de sus films al conocido estafador francés Christophe Rocancourt y acabó manteniendo con él una destructiva relación que la dejó con una gran depresión y 800.000 euros menos en su cuenta bancaria. Abus de faiblesse nos demuestra sin duda la innegable valentía de su directora, al ser capaz de retratarse a sí misma en el filme en un momento de tremenda fragilidad, tanto física como emocional. «Era yo, pero no era yo», dice el personaje de Isabelle Huppert una y otra vez al final del film cuando sus familiares le preguntan cómo pudo dejarse engañar y darle al estafador todo su dinero. En efecto, se trataba del personaje interpretado por Huppert, pero también de la propia Breillat, que convirtió la peor de sus pesadillas en una de sus mejores obras. Pero esta no fue la primera vez que Breillat se arriesgaba con un film de tintes autobiográficos, la primera fue Tapage Nocturne en 1979, y la segunda –y más interesante– Sex is comedy, en 2002, una obra tan autobiográfica como metacinematográfica en la que reflexiona con sutiles toques de humor sobre la gran importancia de las escenas de sexo en su cine y las numerosas dificultades que a menudo tiene para rodarlas. 

Políticamente incorrecta, audaz, intuitiva, visceral y enérgica, Breillat ha desarrollado a lo largo de medio siglo una trayectoria tal vez algo irregular, pero siempre intrépida. Ha sido pionera a la hora de reivindicar el derecho de las mujeres a vivir su sexualidad libremente, y sus opiniones y sus obras –fílmicas y literarias– han levantado ampollas en una sociedad que, con su supuesta indignación, deja en evidencia la hipocresía que la sostiene. Crucemos los dedos y esperemos que los años venideros sean más propicios a este tipo de cine, tan feminista como radical.   

Focus: Catherine Breillant – D’A 2024

Catherine Breillat D’A 2024 DIRECTORAS

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

FESTIVALES

Cannes 2024

"‘All we imagine as light’, de Payal Kapadia, la apuesta de última hora por la Palma de Oro"

La película india, entre las preferidas de la competición, en un Festival de Cannes con mayor presencia de cine de mujeres en otras secciones.

ENTREVISTAS

Claudine Nougaret

"El sonido como creación"

“Se hace sonido para una imagen, pero es necesario que la imagen deje espacio al sonido”.

FILMORRETRATOS

Sara Gómez

"Cine, vanguardia, revolución y cuestionamiento"

A pesar de su corta vida, la cineasta afrocubana exploró las posibilidades del cine documental como herramienta de transformación social. Con motivo del 50 aniversario de su muerte y gracias...

ENTREVISTAS

Catherine Breillat

"La radicalidad del deseo"

El D’A film Festival Barcelona de este año dedicó su retrospectiva a la figura de la francesa Catherine Breillat, una de las directoras más transgresoras del cine europeo. En el...

FILMS

Crítica

"El último verano: El improbable control del deseo"

Diez años después de su anterior film, Breillat regresa con una obra sobre relaciones prohibidas que evita clichés sensacionalistas y profundiza en los recovecos del deseo y la dominación.

FESTIVALES

Cannes 2024

"‘The Substance’ de Coralie Fargeat, una brutal experiencia cinematográfica al límite que trastorna Cannes"

Las dos nuevas películas de mujeres presentadas en la sección oficial después de Diamant brut, The Substance y Bird de Andrea Arnold, no podrían ser más diferentes y al mismo...

ACTUALIDAD

MIFDB

"Guía por las Persistencias fílmicas de la Mostra Internacional de Films de Dones de Barcelona"

Una panorámica inmejorable por el cine hecho por mujeres de todo el mundo a través de títulos procedentes de Brasil, Perú, China, Georgia, Japón, Chile, Estados Unidos y Alemania, entre...

ENTREVISTAS

Delphine Girard

"Las víctimas no son modelos de perfección"

“Es magnífico que las mujeres se ayuden para sobrevivir”.

FILMS

Crítica

"Víctima imperfecta: ¿Hay víctimas perfectas?"

Delphine Girard se plantea un par de preguntas: ¿Qué pasa después de sufrir una agresión sexual? ¿Cómo continúan viviendo la víctima, el agresor y la policía que recibe la denuncia?...

ENTREVISTAS

Meg Ryan

"“Estar en compañía de Nora, Jane y Diane solo me ha aportado cosas positivas como persona y como artista”"

Hablamos con la actriz estadounidense sobre la influencia de Ephron, sobre lo que sucedió tras el estreno de En carne viva o sobre dirigir una comedia romántica que, en vez...

  • enlace copiado

Si quieres seguir leyendo te tienes que suscribir

¡Únete a la comunidad Filmtopia para poder seguir dándote lo mejor del cine hecho por mujeres y ofrecerte nuevos contenidos y actividades!

¡Elige una de estas tres opciones!

suscripción mensual

4,99€

al mes

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción anual

49€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción FAN CLUB

99€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos

  • Acceso a sorteos de posters, libros, entradas, etc.

  • 1 entrada gratis al año para asistir a una mesa redonda o a una clase magistral sobre cine hecho por mujeres

  • 1 entrada gratis al año para asistir a un estreno de una película dirigida por una mujer

  • 1 camiseta de Filmtopia

  • (Oferta válida solo en España)

SUSCRÍBETE