FILMS

Crítica — Lo que sucede después: El homenaje de Meg Ryan a Nora Ephron

En su segunda película como directora, Meg Ryan rinde un emotivo homenaje a Nora Ephron con una irregular comedia romántica que, pese a todo, resulta interesante por la química entre sus dos actores protagonistas, y por su confesional reflexión sobre las consecuencias de la madurez y el envejecimiento.

María Adell Carmona

Lo que sucede después

Año 2023

País Estados Unidos

Dirección Meg Ryan

Producción Prowess Pictures
Ten Acre Films
Rockhill Studios

Reparto Meg Ryan
David Duchovny

Fotografía Bartosz Nalazek

Montaje Jason Gourson

Distribución A Contracorriente Films

Duración 103 min

Fecha de estreno 17 de mayo de 2024

Sinopsis

Los antiguos amantes, Willa y Bill, se reencuentran en un aeropuerto por primera vez desde que se separaron décadas antes. Atrapados por la nieve, lo único que quieren es llegar a casa lo antes posible. Sin embargo, en el transcurso de una noche, gradualmente se sienten de nuevo atraídos, obligados a revisar lo que podría haber sido su relación y lo que podría ser nuevamente.

Lo que sucede después

Año 2023

País Estados Unidos

Dirección Meg Ryan

Producción Prowess Pictures
Ten Acre Films
Rockhill Studios

Reparto Meg Ryan
David Duchovny

Fotografía Bartosz Nalazek

Montaje Jason Gourson

Distribución A Contracorriente Films

Duración 103 min

Fecha de estreno 17 de mayo de 2024

Sinopsis

Los antiguos amantes, Willa y Bill, se reencuentran en un aeropuerto por primera vez desde que se separaron décadas antes. Atrapados por la nieve, lo único que quieren es llegar a casa lo antes posible. Sin embargo, en el transcurso de una noche, gradualmente se sienten de nuevo atraídos, obligados a revisar lo que podría haber sido su relación y lo que podría ser nuevamente.

El título de la segunda película de Meg Ryan como directora (después del drama bélico Ithaca, de 2015) parece toda una declaración de intenciones. Lo que sucede después podría referirse a la naturaleza melancólica de una comedia romántica que, de forma inusual, aborda el amor en los últimos estadios de la edad madura, en una etapa de la vida en la que es fácil sentir que todo lo importante ya ha sucedido. Pero también a la propia carrera de Ryan, una de las estrellas femeninas de Hollywood más icónicas y taquilleras de los noventa: ¿Qué sucede después de la fama, del éxito y de ser, durante años, la “nueva novia de América”, con permiso de Julia Roberts? ¿Qué pasa cuando, de un plumazo, y un tanto misteriosamente (o tal vez no tanto en un Hollywood que castigaba, y castiga, el envejecimiento de las mujeres), el brillo del estrellato se apaga?

Desde la famosa escena del falso orgasmo en el Katz’s Deli de Nueva York, frente a un atónito Billy Crystal, en Cuando Harry encontró a Sally (1989), Ryan, que tenía en aquel momento 27 años, se convirtió en la nueva reina indiscutible de la comedia romántica. La película de Rob Reiner catalizó el feliz encuentro entre dos personalidades artísticas femeninas que encajaron a la perfección: Ryan y Nora Ephron, la guionista de la película. Ephron dirigiría a la estrella en Algo para recordar y Tienes un e-mail, dos películas fundamentales que, a lo largo de los años noventa, llevarían a cabo una profunda renovación de la comedia romántica, género al que la actriz quedaría indisolublemente ligada. No es extraño, pues, que Lo que sucede después, su segunda película como cineasta y primera comedia romántica que dirige, esté dedicada a Ephron (un emocionante “For Nora”, al final de la película, así lo confirma) y que su obra impregne toda la película. Como la mayoría de los filmes dirigidos o escritos por Ephron, Lo que sucede después está basada, estrictamente, en una noción de combate dialéctico ―que, al menos en el caso de la escritora de Se acabó el pastel, tenía como base tanto la screwball comedy de los treinta, como el ingenio neurótico de las comedias de Woody Allen― entre una mujer y un hombre descritos como contrarios, pero en el fondo absolutamente compatibles y destinados a estar juntos. Esta vez no son Sally y Harry, ni Kathleen y Joe (los personajes encarnados por Ryan y Tom Hanks en Tienes un e-mail), sino Willa y Bill (Ryan y David Duchovny, sensacionales, derrochando una química efervescente entre ellos que parece de otra época), dos antiguos amantes que llevan sin verse casi 30 años y que, debido a una tormenta de nieve, se quedan atrapados juntos en un aeropuerto y se ven obligados a recordar, y releer, su pasado como pareja, así como los motivos de su separación.  

COMO LA MAYORÍA DE LOS FILMES DIRIGIDOS O ESCRITOS POR EPHRON, LO QUE SUCEDE DESPUÉS ESTÁ BASADA, ESTRICTAMENTE, EN UNA NOCIÓN DE COMBATE DIALÉCTICO ―QUE, AL MENOS EN EL CASO DE LA ESCRITORA DE SE ACABÓ EL PASTEL, TENÍA COMO BASE TANTO LA SCREWBALL COMEDY DE LOS TREINTA, COMO EL INGENIO NEURÓTICO DE LAS COMEDIAS DE WOODY ALLEN― ENTRE UNA MUJER Y UN HOMBRE DESCRITOS COMO CONTRARIOS, PERO EN EL FONDO ABSOLUTAMENTE COMPATIBLES Y DESTINADOS A ESTAR JUNTOS.

Lo que sucede después presenta diversos problemas; el más relevante es la dificultad de mantener la atención del público durante algo más de noventa minutos al tratarse de un filme que, en esencia, cuenta con una única localización y dos personajes. La dirección de Ryan es competente, pero no tanto como para cubrir los fallos de un guion derivativo y algo forzado ―el drama de los personajes parece deslizarse, en diversos momentos, hacia diálogos que parecen extraídos de un manual de autoayuda― ni para disimular las carencias técnicas de lo que, a todas luces, es una producción independiente y con un presupuesto muy limitado. A pesar de ello, hay algo emocionante en la película, que seguramente tiene que ver con una sensación de familiaridad: igual que Willa y Bill se encuentran, después de casi 30 años, en ese aeropuerto, el film permite al público reencontrarse con un tipo de comedia romántica ya extinguida y, a la vez, reflexionar y ser absolutamente conscientes de su propia obsolescencia, de la imposibilidad de su resurrección. Tal vez Lo que sucede después no sea tanto, pues, una reivindicación, por parte de Ryan, de la necesidad de volver al tipo de películas que la convirtieron en una estrella, como un melancólico y muy honesto canto del cisne hacia una época, un género y un Hollywood (en ciertos aspectos, afortunadamente) ya desaparecidos. Las mejores escenas de la película son, justamente, las que evidencian esa melancolía, pero también esa autoconciencia; no es difícil adivinar que Ryan, coautora del guion, esté seguramente hablando a través de Willa cuando, en la estupenda (divertida y triste a partes iguales) secuencia del bar, ella y Duchovny, borrachos, conversan acerca del papel secundario que las personas de su edad juegan en el mundo actual, deslumbrado por el brillo de la juventud. Es por esa reivindicación etílica de su relevancia como creadora, por esa defensa de espacios donde poder hablar, con honestidad y casi en primera persona, de temas como el envejecimiento, la soledad, o las oportunidades perdidas, que la mera presencia de Ryan a un lado y al otro de la cámara permite transformar un filme irregular y, en muchos aspectos, absolutamente fallido, en una obra con un tono insólitamente confesional creada por una estrella cuyo éxito fulgurante, pero también desaparición repentina, ejemplifica las luces y las sombras ―sobre todo en lo que respecta a la representación, el poder y la autonomía femeninos en el seno de la industria― de toda una era de la historia de Hollywood.

CRÍTICA DIRECTORAS Meg Ryan PELÍCULA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

FESTIVALES

Cannes 2024

"‘All we imagine as light’, de Payal Kapadia, la apuesta de última hora por la Palma de Oro"

La película india, entre las preferidas de la competición, en un Festival de Cannes con mayor presencia de cine de mujeres en otras secciones.

ENTREVISTAS

Claudine Nougaret

"El sonido como creación"

“Se hace sonido para una imagen, pero es necesario que la imagen deje espacio al sonido”.

FILMORRETRATOS

Sara Gómez

"Cine, vanguardia, revolución y cuestionamiento"

A pesar de su corta vida, la cineasta afrocubana exploró las posibilidades del cine documental como herramienta de transformación social. Con motivo del 50 aniversario de su muerte y gracias...

ENTREVISTAS

Catherine Breillat

"La radicalidad del deseo"

El D’A film Festival Barcelona de este año dedicó su retrospectiva a la figura de la francesa Catherine Breillat, una de las directoras más transgresoras del cine europeo. En el...

FILMS

Crítica

"El último verano: El improbable control del deseo"

Diez años después de su anterior film, Breillat regresa con una obra sobre relaciones prohibidas que evita clichés sensacionalistas y profundiza en los recovecos del deseo y la dominación.

FESTIVALES

Cannes 2024

"‘The Substance’ de Coralie Fargeat, una brutal experiencia cinematográfica al límite que trastorna Cannes"

Las dos nuevas películas de mujeres presentadas en la sección oficial después de Diamant brut, The Substance y Bird de Andrea Arnold, no podrían ser más diferentes y al mismo...

ACTUALIDAD

MIFDB

"Guía por las Persistencias fílmicas de la Mostra Internacional de Films de Dones de Barcelona"

Una panorámica inmejorable por el cine hecho por mujeres de todo el mundo a través de títulos procedentes de Brasil, Perú, China, Georgia, Japón, Chile, Estados Unidos y Alemania, entre...

ENTREVISTAS

Delphine Girard

"Las víctimas no son modelos de perfección"

“Es magnífico que las mujeres se ayuden para sobrevivir”.

FILMS

Crítica

"Víctima imperfecta: ¿Hay víctimas perfectas?"

Delphine Girard se plantea un par de preguntas: ¿Qué pasa después de sufrir una agresión sexual? ¿Cómo continúan viviendo la víctima, el agresor y la policía que recibe la denuncia?...

ENTREVISTAS

Meg Ryan

"“Estar en compañía de Nora, Jane y Diane solo me ha aportado cosas positivas como persona y como artista”"

Hablamos con la actriz estadounidense sobre la influencia de Ephron, sobre lo que sucedió tras el estreno de En carne viva o sobre dirigir una comedia romántica que, en vez...

  • enlace copiado

Si quieres seguir leyendo te tienes que suscribir

¡Únete a la comunidad Filmtopia para poder seguir dándote lo mejor del cine hecho por mujeres y ofrecerte nuevos contenidos y actividades!

¡Elige una de estas tres opciones!

suscripción mensual

4,99€

al mes

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción anual

49€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción FAN CLUB

99€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos

  • Acceso a sorteos de posters, libros, entradas, etc.

  • 1 entrada gratis al año para asistir a una mesa redonda o a una clase magistral sobre cine hecho por mujeres

  • 1 entrada gratis al año para asistir a un estreno de una película dirigida por una mujer

  • 1 camiseta de Filmtopia

  • (Oferta válida solo en España)

SUSCRÍBETE