ENTREVISTAS

Noémie Merlant — Retrato de una actriz fascinante

Noémie Merlant se ha convertido en los últimos años en un nombre imprescindible del mejor cine francés. Una actriz comprometida, polifacética y atrevida

Marta Armengou

Noémie Merlant se ha convertido en los últimos años en un nombre imprescindible del mejor cine francés. La carrera de actriz de esta modelo y cantante nacida en París en noviembre de 1988, comenzó en 2014 con la película La profesora de historia de Marie-Castille Mention-Schaar, junto con Arianne Ascaride. Tras participar en diferentes filmes, casi siempre como secundaria, en 2019 llega su gran oportunidad con Curiosa, de Lou Jeunet y, por encima de todas, con Retrato de una mujer en llamas de Céline Sciamma, que la convirtió en Marianne, la pintora encargada deretratar a una joven condesa en este filme extraordinario y profundamente romántico.

Fue precisamente el personaje de Marianne el que la situó en primera línea del cine internacional y el que hizo que Isaki Lacuesta decidiera apostar por ella para el difícil papel de Céline en Un año, una noche. Estrenada en el Festival de Berlín del 2022, donde produjo una gran impresión, el filme de Lacuesta ha tenido un amplio recorrido por varios certámenes antes de llegar al Festival de San Sebastián, donde fue presentado en la sección Perlas, y donde tuvimos ocasión de hablar con la actriz más fascinante y menos convencional del cine francés contemporáneo.

«NOÉMIE MERLANT DUDÓ MUCHO ANTES DE ACEPTAR TRABAJAR EN EL FILME»

El impacto de los atentados

Aceptar la participación en una película que habla de los terribles atentados ocurridos en París la noche del 13 de noviembre del 2015 no era fácil. Lo que sucedió esa noche en diferentes espacios de la ciudad pero, sobre todo, en la sala de conciertos Bataclan, fue tan inesperado, tan brutal para toda la sociedad, que era difícil enfrentarse a ello. Noémie Merlant dudó mucho antes de aceptar trabajar en el filme.

Cuando mi agente me habló del guion por primera vez, yo ya conocía a Isaki Lacuesta y su cine extraordinario. Pero la verdad es que hacer una película sobre lo que ocurrió en Bataclan, me daba miedo. Me preguntaba si estábamos preparados para hablar de ello, si seríamos capaces de entenderlo. Una vez leído el guion vi que estaba basado en un libro de Ramón González, Paz, amor y Death Metal, y comprendí hasta qué punto era importante para algunas personas como él narrar lo ocurrido. Entendí la importancia vital de centrarse en la experiencia humana después del atentado, después del traumatismo. No hablar de cifras ni de política, que es de lo que se habla en los medios. Ramón buscaba el lado humano de la tragedia, y esto fue lo que más me emocionó. Me di cuenta de que había gente que estaba preparada para hablar, que realmente tenía necesidad de hacerlo y que había otros, como mi personaje Céline, que no querían hablar para nada de ello. Hay espectadores que sienten la necesidad de entender qué ocurrió, de compartir el suceso porque, en cierto modo, fue un traumatismo para toda la población. Oyendo a Ramón me dije que era esencial hacer esta película, era vital, importante. El personaje de Céline es muy fuerte porque justamente, al revés de Ramón, lo guarda todo. Va hacia delante como si nada hubiera pasado. Su forma de seguir es no hablar y entregarse a los demás. Ayuda a Ramón y trabaja en un centro para la educación de menores. Encontré todo esto muy poderoso. Céline es un personaje muy perturbador.

El personaje de Céline es muy complejo. Ella decide mirar hacia delante, seguir como si nada hubiera pasado, se cierra en la negación y el bloqueo emocional. No se lo cuenta ni a sus padres. ¿Fue muy difícil construir este personaje?

Hablamos mucho e hicimos muchos ensayos con Isaki. Conocí a Ramón González y su compañera, que también estaba la noche de los atentados en la sala Bataclan. Hablar con ellos, hablar con ella, me ayudó muchísimo. Estuvieron presentes durante el rodaje de algunas de las escenas más complicadas. Como intérprete es una suerte tener cerca a personas reales que han vivido los hechos y que pueden ayudarte. Fue muy generoso por su parte porque era muy complicado. Nos ayudaron a construir los personajes con lo que vivieron en la realidad. Además de esto, trabajé mucho el cuerpo con Stéphanie Chainé, con la que ya colaboré en el filme de Jacques Audiard. Trabajamos mucho sobre el cuerpo, sobre cómo reaccionar ante el traumatismo de la misma noche, y vimos cómo esto repercute en el cuerpo en función de la forma de reaccionar de su personalidad, porque ella reacciona de modo distinto al de Ramón. Lo difícil fue la escena final, cuando ella explica lo que pasó, cuando finalmente se abre. No todos tenemos los mismos ritmos. ¿Cómo explicar un traumatismo como este? Hay quien no logra explicarlo nunca y hay otros que necesitan hablar continuamente de ello. Ella termina hablando en un momento determinado en una escena muy complicada de hacer. Céline se ha pasado toda la película, y piensa que rodamos de manera muy cronológica, guardando una cierta distancia con las emociones y, de repente, decide contarlo. Ese paso no era evidente, fue muy complicado. Por suerte pudimos rodar muchas tomas.

Participar en una historia como esta, reconstruir un trauma como el que se vivió esa noche de horror hace que cambie su manera de entender a las víctimas que, muchas veces, caen en el olvido una vez pasado el primer impacto del atentado.

Cuando se informa en los medios de los diferentes atentados que hay en el mundo se habla de política, de cifras, se entrevista a las personas al instante pero, después, se las olvida y no se sabe nada del traumatismo, de lo que ocurre después. Hablar con Ramón y Mariana, y llevar a cabo una investigación, porque hay muchos libros escritos sobre los atentados de Bataclan, me ha permitido aprender muchas cosas sobre el traumatismo, sobre las diferentes maneras de sobrevivir, de seguir viviendo, que es el caso del personaje que yo interpreto. ¿Cómo se sigue viviendo después de todo esto? Hay un sinfín de reacciones diferentes. Podemos hablar de los traumatismos después de los atentados, pero ocurre con otros muchos traumatismos, como una violación, por ejemplo. Hay un comportamiento normal que es lo que se espera y existen otros comportamientos de los que se habla muy poco. Por eso creo que es importante mostrar una manera muy diferente, me repito un poco, de seguir viviendo. Esto permite dialogar, continuar, por lo que esta película es esencial. Hay mucha gente que necesita hablar, hay quienes no tienen ganas, pero todos tienen la necesidad de entender las cosas. Por eso es tan importante esta película.

La importancia de Retrato de una mujer en llamas

Isaki Lacuesta reconoció haber visto el filme de Céline Sciamma, Retrato de una mujer en llamas, mientras escribía el guion de Un año, una noche con Isa Campo y Fran Araujo, y tuvo claro que quería a Noémie Merlant para el personaje de Céline. Este magnífico filme ha sido para Noémi Merlant la llama que la sacó a la luz y le proporcionó la libertad y la independencia de escoger los papeles que quería representar, personajes siempre muy poco convencionales. Jumbo de Zoé Wittock, A Good Man, de nuevo con Marie-Castille Mention-Schaar, París, Distrito 13 de Jacques Audiard, o su debut en la dirección, Mi iubita mon amour, demuestran claramente que le gusta apostar por el cine menos convencional, por lo más atrevido, e interpretar papeles extremos y comprometidos.

Retrato de una mujer en llamas ha cambiado completamente muchas cosas en mi vida. En mi vida profesional, en mi carrera, me ha abierto muchas puertas, me ha dado muchas oportunidades. Me ha permitido escoger los proyectos en los que quería trabajar. Aún hoy siento el enorme impacto de Retrato de una mujer en llamas, es una locura y un enorme placer. Para mí, esta película es extraordinaria. Céline Sciamma es un genio. También me ha cambiado mi vida de artista y como mujer. Me abrió los ojos sobre muchas cosas, acerca de la importancia de escucharse, expresarse, tomar la palabra. En todos los niveles ha cambiado mi vida.

Retrato de una mujer en llamas es una excepcional historia de amor situada en la Francia de 1770, que habla sobre el deseo femenino, la pasión y la sexualidad, presentando al mismo tiempo una refutación de la mirada masculina que durante demasiado tiempo ha dominado el cine. Ha sido incluida en el número 30 de la lista de las mejores películas de la historia en la última encuesta realizada por la publicación Sight & Sound. Una buena posición teniendo en cuenta que la película es de 2019. Es evidente que el impacto parece no tener freno.

Lo que me interesa como actriz es el riesgo, contar historias y personajes que no han sido suficientemente contados, que son invisibles. Para mí el arte, o en todo caso el cine, es una forma de mostrar el mundo al mundo, adelantarse, ser en cierto modo un reflejo. Desgraciadamente, el cine no siempre refleja nuestra realidad. Hay muchas historias que no se han contado y, en este sentido, hay un trabajo enorme por hacer. Escoger siempre es difícil, como artista intento escoger lo mejor posible. Puede que inconscientemente elija personajes que, como digo, escuchan sus deseos y luchan por cumplirlos, incluso si son deseos no convencionales. Quizás justamente porque yo nunca me he preguntado sobre mis deseos, ni sobre quién soy. Siempre he hecho lo que había que hacer, siempre he sido «la que hace lo que hay que hacer» para agradar a los demás, para no crear problemas. Por eso admiro tanto a mis personajes, porque han conseguido reafirmarse en lo que son y es algo que me encantaría llegar a hacer yo misma. Lo intento, pero es complicado. Hay que conocerse a sí misma y saber quién eres, y eso no siempre es evidente.

Feminismo y compromiso

Como feminista comprometida, ¿crees que son necesarios más espacios de reivindicación y de visibilidad?

Para mí es extremadamente importante. Hay muchísimas cosas que decir de las mujeres y de las personas invisibilizadas. Hay un trabajo enorme para conseguir más espacio, más eco, para tener visibilidad, para que se nos escuche. Todos los medios son buenos para sacar esto a la luz. Este proyecto vuestro me parece magnífico y muy importante. Personalmente es lo que trato de hacer en mi trabajo de actriz y en la realización. Es algo absurdo porque, cuando se habla de cine feminista, de proyectos feministas, se piensa en algo reductor. Yo creo que son exactamente lo contrario, que nos abren a otras visiones, a otro imaginario, a otras sensibilidades. No se trata sólo de hablar de mujeres, hablar de cine gay nos permite plantear cuestiones, escucharnos entre todos, tener un espacio, pensar en ello. Hay mucha empatía detrás de esto. Por eso, cuando se habla de feminismo o de cine gay, siento que es algo mayor, muy fuerte, muy bonito, que invita a compartir con todo el universo. Sí, es para mí un combate muy importante.

Al hablar de tus referentes, citas en primer lugar a Céline Sciamma como una de las personas más importantes de tu vida, pero ¿tienes otros referentes?

Céline Sciamma, incluso ahora mismo, es para mí un soporte emocional e intelectual. Lo he aprendido todo con ella y sigo aprendiendo con ella, aunque no sea de cine. Recuerdo que cuando empecé los cursos de teatro y buscaba escenas para interpretar descubrí un libro de George Sand titulado Gabriel. Allí se habla de feminismo y de gente joven. Es la historia de una chica que toda su vida ha sido educada como un chico sin saber que era, de hecho, una mujer. Plantea justamente todos estos temas de identidad. Es un libro que ha sido una inspiración. Ha sido muy importante en mi vida.

Ahora mismo, Merlant tiene pendiente de estreno Baby Ruby, el debut en la dirección de la dramaturga, guionista y actriz estadounidense Bess Wohl, retrato de la maternidad de una bloguera e influencer. Hace poco, la hemos podido ver en un papel en TÁR, de Todd Field, estrenada en la Muestra de Venecia y en salas el 27 de enero, y que recibió seis nominaciones a los Óscar, y en la comedia El inocente, de Louis Garrel, presentada en el Festival de Cannes, en el de San Sebastián y en el Ohlalà. Para la actriz francesa, no existen barreras lingüísticas ni de ningún otro tipo. No cabe duda del momento tan especial que está viviendo Noémie Merlant, una de las figuras fundamentales del cine actual.

ACTRICES Noémie Merlant

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

FILMORRETRATOS

Meg Ryan

"La estrella que amaba a las cineastas"

Con motivo de su visita al BCN Film Fest, donde presentará Lo que sucede después, su segunda película como directora, repasamos la trayectoria de Meg Ryan, rutilante estrella de la...

ACTUALIDAD

Sílvia Tortosa

"La actriz catalana ha muerto en Barcelona a los 77 años de edad tras una larga enfermedad"

La actriz, cantante y presentadora de televisión Sílvia Tortosa fue una mujer libre y símbolo de la transición, que participó en títulos como La señora, Pánico en el Transiberiano y...

ENTREVISTAS

Sandrine Bonnaire

"La inteligencia de una actriz y directora"

“El mejor instrumento de trabajo para una actriz es la vida”.

ENTREVISTAS

Delphine Lehericey

"“Envejecer es una manera de convertirte en tu mejor versión”"

La directora suiza Delphine Lehericey, con la colaboración indispensable de la coreógrafa La Ribot, nos ofrece una comedia agridulce sobre la muerte y la capacidad de la danza contemporánea para...

FILMORRETRATOS

Hanna Schygulla

"Una mujer liberada"

Produce cierto vértigo pensar que Hanna Schygulla lleva más de cincuenta años en el mundo del cine con la misma ilusión de los primeros años, pero con la experiencia acumulada...

ACTUALIDAD

Agnès Jaoui

"César de Honor para una artista completa"

Agnès Jaoui, actriz, guionista, directora y cantante, recibe un César de Honor que premia un trabajo hecho desde la curiosidad y la observación de la realidad a lo largo de...

FILMORRETRATOS

Musidora

"La artista total"

Musidora será recordada siempre por su emblemático papel de Irma Vep en Los vampiros. No obstante, además de actriz, también pasará a la historia como poeta, escritora, cantante, bailarina, pintora,...

ACTUALIDAD

Clàudia Malagelada

"Una actriz revelación con un gran futuro"

Con 15 años vio el anuncio del casting para una película dirigida por Elena Martín que le ha cambiado la vida.

ACTUALIDAD

Meg Ryan

"La grata sorpresa del BCN FILM FEST 2024"

Meg Ryan, Agnieszka Holland y Clara Lago, algunas de las protagonistas de la 8ª edición del certamen dirigido por la periodista y crítica de cine Conxita Casanovas.

ENTREVISTAS

Patricia Reyes Spíndola

"La gran dama del cine mexicano"

Actriz, productora y directora mexicana, su trayectoria en el cine comienza en 1974 con la película El señor de Osanto de Jaime Humberto Hermosillo. Ha trabajado en más de 70...

  • enlace copiado

Si quieres seguir leyendo te tienes que suscribir

¡Únete a la comunidad Filmtopia para poder seguir dándote lo mejor del cine hecho por mujeres y ofrecerte nuevos contenidos y actividades!

¡Elige una de estas tres opciones!

suscripción mensual

4,99€

al mes

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción anual

49€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción FAN CLUB

99€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos

  • Acceso a sorteos de posters, libros, entradas, etc.

  • 1 entrada gratis al año para asistir a una mesa redonda o a una clase magistral sobre cine hecho por mujeres

  • 1 entrada gratis al año para asistir a un estreno de una película dirigida por una mujer

  • 1 camiseta de Filmtopia

  • (Oferta válida solo en España)

SUSCRÍBETE