FILMS

Crítica — Saint Omer: La muerte y la distancia

En este drama judicial, Alice Diop reinterpreta de forma libre el mito de Medea.

Marla Jacarilla

Saint Omer. El pueblo contra Laurence Coly (Saint Omer)

Año 2022

País Francia

Dirección Alice Diop

Guion Alice Diop
Marie NDiaye
Amrita David

Producción Srab Films
Arte France Cinéma
Pictanovo

Reparto Kayije Kagame
Guslagie Malanda
Valérie Dréville
Aurélia Petit
Xavier Maly
Robert Cantarella

Fotografía Claire Mathon

Montaje Amrita David

Música Thibault Deboaisne

Distribución Surtsey Films

Duración 122 min

Fecha de estreno 3 de marzo de 2023

Sinopsis

Tribunal de Saint Omer. La joven novelista Rama asiste al juicio de Laurence Coly, una mujer acusada de matar a su hija de 15 meses al abandonarla en una playa del norte de Francia. A medida que avanza el juicio, Rama pondrá en duda sus propias convicciones ante las respuestas y la actitud de la acusada.

Saint Omer. El pueblo contra Laurence Coly (Saint Omer)

Año 2022

País Francia

Dirección Alice Diop

Guion Alice Diop
Marie NDiaye
Amrita David

Producción Srab Films
Arte France Cinéma
Pictanovo

Reparto Kayije Kagame
Guslagie Malanda
Valérie Dréville
Aurélia Petit
Xavier Maly
Robert Cantarella

Fotografía Claire Mathon

Montaje Amrita David

Música Thibault Deboaisne

Distribución Surtsey Films

Duración 122 min

Fecha de estreno 3 de marzo de 2023

Sinopsis

Tribunal de Saint Omer. La joven novelista Rama asiste al juicio de Laurence Coly, una mujer acusada de matar a su hija de 15 meses al abandonarla en una playa del norte de Francia. A medida que avanza el juicio, Rama pondrá en duda sus propias convicciones ante las respuestas y la actitud de la acusada.

En el año 2015, Fabienne Kabou fue acusada de abandonar a su hija de 15 meses junto a la playa de Berck-sur-Mer una noche de marea creciente. A la mañana siguiente, un pescador encontró el cuerpo sin vida de la niña, todavía sentada en su silla de paseo. Los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia y la por aquel entonces documentalista Alice Diop decidió asistir como espectadora al juicio de Fabienne. Aquellas imágenes devinieron una obsesión para la directora, se instalaron en su memoria y se acabaron convirtiendo en el germen de Saint Omer, su aclamado debut en el largometraje de ficción. Ficción basada, eso sí, en un hecho perturbadoramente real. Al enterarse de la noticia, Diop empezó a investigar sobre esta misteriosa mujer y las posibles motivaciones que la llevaron a cometer un acto tan atroz. Los detalles, cuanto menos, resultaban desconcertantes: su origen senegalés, su elocuencia al hablar, su coeficiente intelectual de 150, una maternidad llevada en absoluto secreto (nadie parecía saber de la existencia de la niña), una frialdad imperturbable y unas sorprendentes acusaciones de brujería eran las piezas de un extraño puzle que nadie era capaz de resolver.

Pero la única protagonista del filme no es esta madre acusada de asesinato. Dicho personaje comparte protagonismo, de hecho, con el personaje de Rama: una profesora, también de origen senegalés, que decidirá presenciar el juicio como parte de su proceso de investigación para escribir un texto ensayístico sobre el mito de Medea.

Rama da clases en la universidad. Mientras muestra a sus alumnos unas imágenes de mujeres siendo rapadas durante la guerra, lee en voz alta un texto escrito por Marguerite Duras. En concreto, un fragmento de Hiroshima monamour. La cámara, además de mostrarnos a las mujeres mientras rapan sus cabezas, pone el foco en algunas de las alumnas que observan dichas imágenes, conteniendo su conmoción mediante un rostro que se pretende impávido sin acabar de lograrlo. Duras será, precisamente, el tema central que estudiarán a partir de ahora. «La manera en que la escritora utiliza el poder de su narrativa al servicio de la sublimación de lo real», esas son las palabras que utiliza Rama al explicarlo.

Las palabras serán también las vertebradoras principales de un filme como Saint Omer. Palabras que fluyen a través del metraje con calma y sin estridencias, pero de modo contundente e irreversible, sin prisa, pero sin pausa, tan inevitables como la corriente de un río. Palabras que narran y describen, pero también palabras que ocultan, que silencian, que interpretan, que subliman o distorsionan. Palabras que son como heridas abiertas, como clavos ardiendo, como nudos en la garganta, como detonadores a punto de ser accionados. Palabras que, cuando un hecho forma parte ya del pasado, se convierten a veces en lo único que nos queda. Palabras a las que un tribunal intenta aferrarse a toda costa, en busca de una verdad tal vez inaccesible.

Como una suerte de alter ego de la directora, el personaje de Rama escucha y observa con atención las palabras y los gestos de la madre infanticida y cultivada estudiante de filosofía. Como Hannah Arendt, Susan Sontag o Marguerite Duras, el personaje de Rama pretende reflexionar con sus escritos sobre el origen, las circunstancias y las motivaciones que dan lugar a hechos que, vistos desde fuera, nos parecen inconcebibles. «¿Sabe usted por qué mató a su hija?», pregunta la jueza en un verdadero y vano intento de comprender la atrocidad cometida. «No lo sé», responde la acusada con un imperturbable hieratismo. Ante este tipo de declaraciones mantener la distancia es difícil, y a medida que la película avance, las contradictorias y desconcertantes palabras de la acusada acabarán afectando a Rama que, embarazada de cuatro meses, verá como sus emociones se desbordan y su relación con el mundo y aquellos que la rodean (su pareja, su madre…) se empieza a tambalear cada vez de un modo más evidente. Pero la vida de Rama, eso sí, no era perfecta antes de asistir al juicio. La inquietud ya estaba ahí, en su interior, plantada como una semilla que sabemos acabará por crecer. No en vano, el filme empieza con una pesadilla de Rama en la que llama a su madre de modo repetido y angustiado.

“UN ACERCAMIENTO A LA FICCIÓN QUE SIGUE LIGADO DE MODO INEVITABLE AL DOCUMENTAL Y A UNA IRREFRENABLE NECESIDAD DE REFLEXIONAR SOBRE UN CONTEXTO EN EL QUE LAS DIFERENCIAS SOCIALES Y ECONÓMICAS SIGUEN ESTRUCTURANDO EL MUNDO Y PERPETUANDO LAS INJUSTICIAS”

A menudo, las películas ambientadas en juicios y basadas en hechos reales recurren al maniqueísmo y manipulan las emociones del espectador mediante el uso de ciertos códigos y manidos lugares comunes: la música, la caracterización de los personajes, las inflexiones de su voz durante las declaraciones, las lágrimas, el afán de denuncia o de justicia poética, los giros de guion sacados de alguna manga misteriosa en el último momento… Por suerte, el camino elegido por Alice Diop en Saint Omer es diametralmente opuesto. Se trata de un filme con una puesta en escena –aparentemente– fría, milimétrica y austera, carente de ornamentos y casi podríamos decir que minimalista (aunque con ciertos matices). La cámara, que gran parte del tiempo opta por no moverse, encuadra a los personajes desde una frontalidad avasalladora y mediante tomas agotadoramente largas. Los personajes, durante dichas secuencias, hablan, hablan y hablan. Sabemos que la acusada es la asesina de la niña y en ningún momento dudaremos de su culpabilidad. En un caso como este no hay spoiler posible. Pero, aun así, sus palabras nos hipnotizan, el horror hace que no podamos cerrar los ojos ni dejar de escuchar sus declaraciones. Poco a poco, iremos conociendo todos los detalles de su vida, infancia incluida. En contra de lo que podamos esperar, ningún hecho de su pasado justificará el delito cometido, al menos, aparentemente.

Tanto sus testimonios como los del resto de declarantes están directamente inspirados en las actas del juicio real, el bagaje como documentalista de Diop se evidencia en detalles como este. Las declaraciones se suceden, una tras otra; pero los personajes, intimidados por la frontalidad de la cámara, a menudo desvían su mirada ligeramente para hacer las declaraciones. Porque relatar según qué historias mirando al frente todo el tiempo puede llegar a ser inaguantable, y la narración del horror puede ser más difícil de soportar que el horror en sí (ya lo demostró Rithy Panh hace una década en La imagen perdida). Por el estrado pasarán no solo la madre infanticida, sino también una de sus profesoras, la abuela y el padre de la niña fallecida. Escucharemos la agitada respiración de Rama y la música añadirá un contrapunto sensorial a una calculada puesta en escena en la que absolutamente nada es casual; ni la duración de los planos, ni los gestos de los personajes, ni las palabras que se pronuncian, ni las palabras que se callan. Porque leer entre líneas es, en este caso, quizás lo más importante.

¿Qué es ser madre? ¿Cómo sabe una mujer si se siente preparada para serlo? ¿Por qué la sociedad sigue empeñada en idealizar un proceso tan complejo como es la maternidad? ¿Por qué se silencian los cuestionamientos, los arrepentimientos, las disidencias y las dudas? ¿Hasta qué punto la relación con nuestras madres puede determinar la relación que posteriormente tengamos con nuestros hijos? ¿Puede un testimonio incompleto ser un testimonio verdadero? ¿Puede una declaración sincera faltar a la verdad? ¿Sabemos acaso qué es la verdad?

Las palabras de todos los personajes, más que completar el puzle, lo volverán, si cabe, más inconcluso, más irresoluble. Tan irresoluble será este caso que la misma directora optará por no mostrarnos el veredicto del jurado. ¿Culpable? ¿Inocente? ¿Importa acaso lo que diga el jurado? ¿No lo sabemos ya? ¿No es justamente el hecho de no juzgar directamente a sus personajes uno de los mayores logros de Saint Omer?¿No es acaso la observación minuciosa, la escucha atenta y la reflexión posterior aquello que Diop exige a sus espectadores? ¿Y no sería en el fondo dicho veredicto un impedimento para lograrlo?

Más allá de que Saint Omer pueda ser clasificada (de modo algo precipitado y superficial, eso sí) como una película «de juicios», la exigente propuesta de Diop es también un filme con múltiples capas, una reflexión –en absoluto idealizante– sobre la maternidad y sus contradicciones, la constitución de la identidad o la condición de la mujer inmigrante. Una obra que, hasta el momento, se ha llevado tres premios en el Festival de Venecia (premio Luigi de Laurentiis a la mejor ópera prima, gran premio del jurado y Edipo Re Inclusivity Award), el premio César a la mejor ópera prima o el Giraldillo de Oro en el Festival de Sevilla, además de numerosos premios en reconocidos festivales internacionales.

Ya en sus anteriores documentales, Diop puso el foco en aquellas personas marginadas y racializadas que el resto de la población tiende a invisibilizar: un actor negro rodeado de blancos en una prestigiosa escuela de arte dramático (La mort de Danton, 2011), refugiados enfermos que son atendidos en un hospital de París (La Permanence, 2016) o trabajadores del sector industrial que toman el primer metro o tren de la mañana para ir a trabajar (Nous, 2021). En su obra documental, podemos percibir ecos sutiles de Frederick Wiseman, pero Saint Omer, en realidad, no es más que una evolución lógica y coherente de su obra anterior. Un acercamiento a la ficción que sigue ligado de modo inevitable al documental y a una irrefrenable necesidad de reflexionar sobre un contexto en el que las diferencias sociales y económicas siguen estructurando el mundo y perpetuando las injusticias.

ACTRICES Alice Diop CRÍTICA DIRECTORAS FEMINISMO

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

FILMS

Crítica

"Sangre en los labios: violento pálpito del deseo"

Rose Glass nos desafía, provoca y seduce con su segundo largometraje, un violento y cautivador romance lésbico situado en un pequeño pueblo de Nuevo México. La pasión entre Lou y...

FILMS

Crítica

"HLM Pussy: Una girlhood para la época del post #metoo"

La ópera prima de la cineasta francomarroquí Nora el Hourch aborda una serie de temas —el consentimiento, la cultura de la violación y la violencia sexual en el ámbito adolescente—que...

ENTREVISTAS

Nora El Hourch

"Sobre el consentimiento"

Nora el Hourch reflexiona en su ópera prima sobre las diferentes velocidades de la lucha feminista o el movimiento #metoo, dependiendo del contexto socioeconómico en el que se desarrolle.

ENTREVISTAS

Claire Atherton

"Respetar el misterio de las imágenes"

“La edición es un lugar donde realmente puedes resistir y ayudar a la gente a resistir al miedo”

FESTIVALES

D’A 2024

"No hay un solo cine hecho por mujeres, hay muchos"

En el D’A Festival de Cinema de Barcelona nos hemos encontrado con un hecho muy esperanzador y, hasta cierto punto, nuevo: más de un tercio de la programación, 48 títulos...

ACTUALIDAD

Canes 2024

"Solo cuatro directoras en la carrera por la Palma de Oro de Cannes"

Andrea Arnold, Coralie Fargeat, Payal Kapadia y Agathe Riedinger, los únicos nombres de mujer en una sección oficial a competición que cuenta con 19 títulos.

FILMS

Crítica

"Animalia: Una luz impredecible"

La notable opera prima de Sofia Alaoui explora los límites de la ciencia ficción más metafísica

FILMS

Crítica

"Pequeñas cartas indiscretas: Hipocresía frente a libertad"

La directora inglesa Thea Sharrock reúne de nuevo a las estupendas Olivia Colman y Jessie Buckley en un film ambientado en los años veinte del siglo pasado en un pueblo...

FESTIVALES

D’A 2024

"Autoría con nombre de mujer: Una guía para consultar todas las películas del D’A firmadas por directoras"

Os proponemos un itinerario exhaustivo, ordenado por secciones, por TODAS las películas dirigidas por mujeres en el D'A – Festival de Cinema de Barcelona, comentadas por una de las colaboradoras...

FESTIVALES

D’A 2024

"D’A 2024: Recordando el D’A 2023"

Aprovechamos que empieza el D’A 2024 para recordar que, el año pasado, Filmtopia ya estaba trabajando, aunque aún no fuera de una manera tan pública. En el D’A del 2023...

  • enlace copiado

Si quieres seguir leyendo te tienes que suscribir

¡Únete a la comunidad Filmtopia para poder seguir dándote lo mejor del cine hecho por mujeres y ofrecerte nuevos contenidos y actividades!

¡Elige una de estas tres opciones!

suscripción mensual

4,99€

al mes

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción anual

49€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción FAN CLUB

99€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos

  • Acceso a sorteos de posters, libros, entradas, etc.

  • 1 entrada gratis al año para asistir a una mesa redonda o a una clase magistral sobre cine hecho por mujeres

  • 1 entrada gratis al año para asistir a un estreno de una película dirigida por una mujer

  • 1 camiseta de Filmtopia

  • (Oferta válida solo en España)

SUSCRÍBETE