FILMORRETRATOS

Sara Gómez — Cine, vanguardia, revolución y cuestionamiento

A pesar de su corta vida, la cineasta afrocubana exploró las posibilidades del cine documental como herramienta de transformación social. Con motivo del 50 aniversario de su muerte y gracias a la reciente restauración de sus películas, la Filmoteca de Catalunya dedica una retrospectiva a esta cineasta, una de las primeras mujeres en dirigir películas en la Cuba revolucionaria, y lo hace con la colaboración de la Mostra Internacional de Films de Dones de Barcelona.

Marla Jacarilla

“Habrá que hacer un cine sin concesiones, que toque la raíz de los intereses de todos, un cine capaz de expresarlos en sus contradicciones y que tenga como objetivo ayudar a hacer a todos nosotros, hombres y mujeres capaces de plantearse la vida como eterno conflicto con el medio en el que solo podemos vencer. Ese debe ser el propósito».

Sara Gómez

Una muerte –demasiado– temprana truncó la carrera cinematográfica de Sara Gómez cuando, tras haber dirigido casi una veintena de cortometrajes, se encontraba en pleno proceso de edición de su primer largometraje, De cierta manera. Era el 2 de junio de 1974 y Sara, que por aquel entonces contaba con tan solo 31 años, murió a causa de una parada respiratoria causada por una de sus frecuentes crisis asmáticas. Tomás Gutiérrez Alea (coguionista del film) y Julio García Espinosa fueron los encargados de terminar la película. 

Con motivo del 50 aniversario de su muerte y gracias a la reciente restauración de sus películas, realizada por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), Vulnerable Media Lab de Canadá y Arsenal–Institute for Film and Video de Berlín, la Filmoteca de Catalunya dedica una retrospectiva a esta cineasta, una de las primeras mujeres en dirigir películas en la Cuba revolucionaria, y lo hace con la colaboración de la Mostra Internacional de Films de Dones de Barcelona.

Pero, vayamos algunos años atrás en el tiempo para empezar por el principio. Corrían los años sesenta. Bajo la idea de «un cine revolucionario para la revolución», la isla de Cuba se convertía en punta de lanza del llamado Nuevo Cine Latinoamericano y Sara Gómez fue la primera mujer afrocubana que, tras estudiar en el ICAIC, se lanzaba a explorar las posibilidades del cine, en este caso, del cine documental. Pero antes de empezar a dirigir, Sara Gómez cursó seis años de música en el Conservatorio Municipal de la Habana Amadeo Roldán, ejerció como periodista en el periódico estudiantil Mella y en el semanario HOY, Domingo, y también trabajó como asistente de dirección de cineastas como Agnès Varda (¡Salut les cubains!, 1963), Tomas Gutiérrez Alea (Cumbite, 1964) o Jorge Fraga (El robo, 1965). 

Sus primeros cortometrajes documentales (Plaza Vieja, Solar Habanero e Historia de la piratería), dirigidos a principios de los años 60, formaron parte de la llamada Enciclopedia Popular, iniciativa coordinada por Octavio Cortázar y enmarcada dentro del conjunto de medidas políticas que se empezaban a implementar con la Revolución. Más tarde vendrían obras como Iré a Santiago (1964), Excursión a Vuelta Abajo (1965) o Guanabacoa: crónica de mi familia (1966), uno de sus documentales más personales y autobiográficos. 

El resto de sus obras, realizadas entre los años 60 y principios de los 70, abordaron distintas temáticas como la cultura popular (Y tenemos sabor, 1967), la marginación (Una isla para Miguel, 1968), el racismo (En la otra isla, 1968), el feminismo y la integración de la mujer en el mercado laboral (Mi aporte, 1969), la conservación del patrimonio histórico, la inmigración (De Bateyes, 1971), el mestizaje, la maternidad (Atención prenatal, Año uno, 1972) o la lucha obrera (Sobre horas extras y trabajo voluntario, 1973).

Siempre en blanco y negro, y con un tono entre lo experimental, lo antropológico y lo pedagógico, sus documentales, situados en la vanguardia del cine latinoamericano de la época, pueden ser vistos como una herramienta para la transformación social y la reflexión en un entorno como es el de la Revolución cubana. Como decía la propia Sara Gómez, su cine «era el resultado de una definida actitud frente a los problemas que se le planteaban, frente a la necesidad de una descolonización política e ideológica, de romper con los valores tradicionales ya sean económicos, éticos o estéticos». Como mujer negra y revolucionaria, Sara Gómez era consciente de la diversidad del público potencial de sus películas, y también del gran poder del cine como herramienta para impulsar el cambio social. Su mirada fue tan valiosa como única; apoyó la revolución, sí, pero también la cuestionó cuando lo consideró necesario ya que, a diferencia de algunos de sus compañeros cineastas, nunca cayó en la retórica de exaltación incondicional de los proyectos sociales de la Revolución. Es más, dejó en evidencia que la revolución sólo se podía llevar a cabo de modo colectivo y asambleario, escuchando a los demás y siendo conscientes tanto de las necesidades de la comunidad como de la capacidad transformadora de los individuos que la conforman. 

¿Cómo puede la Revolución acabar con las desigualdades?, parece preguntarse Sara Gómez con cada plano que filma. ¿Y con el racismo? ¿Y con el machismo? Es por esta actitud crítica que algunos de sus documentales (como, por ejemplo, Mi aporte), fueron prohibidos durante años). Sus obras, de tono observacional y aspecto naturalista, a menudo protagonizadas por aquellas personas humildes a las que entrevistaba (obreros, profesoras, músicos, enfermeras, etc.), abren un debate respecto a temas que, incluso hoy en día, medio siglo después, siguen teniendo una gran vigencia y suponen una profunda reflexión sobre diversos aspectos de la Revolución cubana. Encuadrando a sus protagonistas sin juzgarlos de modo paternalista o condescendiente, permite que la conversación, la escucha y el debate transcurran en el espacio fílmico y se conviertan en el eje transversal que recorre su obra. Hay en su cine una parte incuestionable de rebeldía, de lucha, de búsqueda incansable, y también de búsqueda de la justicia, de la igualdad, de un mundo en que hombres y mujeres puedan tener las mismas oportunidades y los mismos derechos.

«No puedo plantearme el cine didáctico como una especialidad, sino como una necesidad. Para muchos de nosotros la vocación de cineastas nos nació con la de revolucionarios y ambos oficios han llegado a constituirse como inseparables. Si sentimos la necesidad de un cine didáctico en tanto que revolucionario, este siempre será útil, interesante y cinematográficamente válido en tanto que cineastas».

 “Los documentalistas y sus concepciones”, en: Pensamiento crítico, no. 42, La Habana, julio de 1970, p. 94.

Con De cierta manera –su primer largometraje–, Sara Gómez dio un paso adelante decisivo en su filmografía. Película pionera que difumina las fronteras entre documental y ficción mezclando actores y actrices tanto profesionales como no profesionales, De cierta manera retrata la relación entre Yolanda, maestra en la comunidad de Miraflores proveniente de familia acomodada, y Mario, obrero sin formación académica alguna perteneciente a la clase baja. De algún modo, muchos de los temas que ya aparecían en sus anteriores documentales se reúnen en este filme: el machismo, la integración de las mujeres en el mundo laboral, el colonialismo, el peso de la tradición, la deconstrucción del paradigma revolucionario, la regeneración de los barrios marginales, la pobreza, los derechos de los trabajadores… Como una suerte de estudio sociológico autoral, el film muestra las transformaciones que está sufriendo la zona en cuestión (el barrio Miraflores) y radiografía sin tapujos la Cuba de los años 70 en toda su complejidad. Lo hace, eso sí, de un modo orgullosamente anárquico, casi situacionista, podríamos decir. Los temas transitan por la narración de manera impredecible, conformando así una estructura argumental tan irregular como atractiva y repleta de digresiones, dotando al film de una frescura y originalidad (también en sus encuadres) que, medio siglo más tarde, seguirá influyendo en el mundo del cine de no ficción.

SUS OBRAS, DE TONO OBSERVACIONAL Y ASPECTO NATURALISTA, A MENUDO PROTAGONIZADAS POR AQUELLAS PERSONAS HUMILDES A LAS QUE ENTREVISTABA (OBREROS, PROFESORAS, MÚSICOS, ENFERMERAS, ETC), ABREN UN DEBATE RESPECTO A TEMAS QUE, INCLUSO HOY EN DÍA, MEDIO SIGLO DESPUÉS, SIGUEN TENIENDO UNA GRAN VIGENCIA Y PLANTEAN UNA PROFUNDA REFLEXIÓN SOBRE DIVERSOS ASPECTOS DE LA REVOLUCIÓN CUBANA.

Resulta innegable la repercusión del cine de Sara Gómez, no sólo en su país sino también en el resto del mundo. En el año 2005, la directora suiza Alessandra Muller dirigió ¿Dónde está Sara Gómez?, largometraje documental que hace un repaso de su legado y nos muestra su modo de ver la vida, de enfrentarse al cine. Entrevistando y recogiendo declaraciones de gente como Germinal Hernández (sonidista de algunos de sus films), las cineastas Gloria Rolando y Agnès Varda o incluso algunas amistades o miembros de su familia (sus hijas Ibis e Iddia, su hijo Alfredo…), el film reconstruye la figura de Sara dándonos a conocer así su lado más desconocido. Años más tarde, en el año 2017, Olga García Yero publicó el libro Sara Gómez: un cine diferente, que forma parte de las ediciones del ICAIC. Hubo que esperar hasta el año 2021, eso sí, para que en Cuba se mostrara la copia restaurada de De cierta manera. Fue dentro de la programación de la Muestra de Mujeres Cineastas. Ahora, en el año 2024, se cumple medio siglo de su estreno. Una obra militante, antirracista, innovadora y, en definitiva, profundamente feminista que, a día de hoy, resulta más que pertinente recuperar.  

DIRECTORAS FILMORETRATOS Sara Gómez

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ENTREVISTAS

Thea Hvistendahl

"«No hay una forma correcta de vivir el duelo»"

La directora noruega Thea Hvistendahl debuta en el largometraje con 'Descansa en paz', una película protagonizada por zombis que escapa de los clichés del cine de terror.

FILMS

Crítica

"Descansa en Paz: La interrupción del duelo"

La actriz Renate Reinsve, protagonista de 'La peor persona del mundo', encarna en 'Descansa en paz' a una madre que, tras vivir la muerte de su hijo, intenta asimilar su...

FILMS

Crítica

"Banel & Adama: El amor es más fuerte que las supersticiones ancestrales"

Notable ópera prima de Ramata-Toulaye Sy, cineasta francesa de origen senegalés que presentó el film en la sección oficial a concurso del pasado Festival de Canes 2023, un privilegio concedido...

ENTREVISTAS

Su Friedrich

"Autobiografía, experimentación y activismo"

La Filmoteca de Catalunya, en colaboración con el Festival Punto de Vista, dedicó una retrospectiva el mes de marzo a la figura de la directora estadounidense Su Friedrich. El ciclo,...

FILMS

Crítica

"Green Border: La violencia fronteriza de la Europa fortaleza"

Agnieszka Holland firma un drama de denuncia sobre el maltrato deshumanizador del que son víctimas los refugiados en los límites entre Polonia y Bielorrusia.

FESTIVALES

Canes 2024

"Histoires d’Amérique: La extraña comedia indie con la que Chantal Akerman reconectó con sus raíces judías"

La Quincena de Cineastas de Cannes presentó la versión restaurada de uno de los largometrajes más desconocidos de la cineasta belga.

FILMS

Crítica

"Paradise is Burning: Tres hermanas solas"

Paradise is Burning, primera película de la directora sueca Mika Gustafson, se pudo ver en el último D’A Film Festival Barcelona después de pasar por la Mostra de Venecia, donde...

FILMS

Crítica

"Los peores: ¿Qué sucede con los y las intérpretes no profesionales de una docuficción cuando se acaba el rodaje?"

La ópera prima de Lise Akoka y Romane Gueret ofrece una oportuna y positiva reflexión meta sobre el trabajo con menores en el cine social.

ENTREVISTAS

Caroline Vignal

"El deseo de ser deseada"

“Yo quiero hacer un cine que llegue a todo el mundo, al gran público, pero diciendo cosas que no son muy conformistas”.

FILMS

Crítica

"Iris: El deseo de Iris"

Iris lo tiene todo, pero le falta algo que le haga sentirse viva. Cuando lo descubre, su vida cambia por completo.

  • enlace copiado

Si quieres seguir leyendo te tienes que suscribir

¡Únete a la comunidad Filmtopia para poder seguir dándote lo mejor del cine hecho por mujeres y ofrecerte nuevos contenidos y actividades!

¡Elige una de estas tres opciones!

suscripción mensual

4,99€

al mes

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción anual

49€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción FAN CLUB

99€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos

  • Acceso a sorteos de posters, libros, entradas, etc.

  • 1 entrada gratis al año para asistir a una mesa redonda o a una clase magistral sobre cine hecho por mujeres

  • 1 entrada gratis al año para asistir a un estreno de una película dirigida por una mujer

  • 1 camiseta de Filmtopia

  • (Oferta válida solo en España)

SUSCRÍBETE