ENTREVISTAS

Meg Ryan — “Estar en compañía de Nora, Jane y Diane solo me ha aportado cosas positivas como persona y como artista”

Hablamos con la actriz estadounidense sobre la influencia de Ephron, sobre lo que sucedió tras el estreno de En carne viva o sobre dirigir una comedia romántica que, en vez de mirar al futuro, echa la vista al pasado.

María Adell Carmona

Meg Ryan (Connecticut, 1961) visitó a finales de abril el BCN Film Fest para presentar su segunda película como directora, Lo que sucede después, un nada velado homenaje a las comedias románticas dirigidas y/o escritas por Nora Ephron y que la convirtieron en una de las estrellas más icónicas de la década de los noventa. En el Filmorretrato que dedicamos recientemente a la actriz y directora, tuvimos la oportunidad de repasar tanto las películas que hicieron de ella uno de los rostros más populares e impecables del Hollywood de finales del s. XX – sobre todo, Cuando Harry encontró a Sally (Rob Reiner, 1989), Algo para recordar (Nora Ephron, 1993) y Tienes un e-mail (Nora Ephron, 1998) -, pero también su constante e insólita colaboración con mujeres cineastas, no solo con Ephron, sino también con Diane Keaton o Jane Campion. 

En carne viva (2003), el thriller sexual dirigido por Campion, de discurso abiertamente feminista, abrió una grieta en su impecable imagen de “novia de América” o “rubia vecinita de al lado”. Más de dos décadas después del cruel escrutinio mediático que provocó esa película – al que siguieron posteriores, y sucesivos, fracasos en taquilla y una desconfianza creciente entre Hollywood y esa estrella que estaba empezando a resultar incómoda a la industria -, Ryan vuelve, tras un parón de ocho años, con Lo que sucede después, un filme escrito y dirigido por ella que rehace, en clave melancólica (incluso, podríamos decir, crepuscular) esas ingeniosas y mordaces comedias románticas que la catapultaron al estrellato. Hablamos con ella sobre la influencia de Ephron, sobre lo que sucedió tras el estreno de En carne viva o sobre dirigir una comedia romántica que, en vez de mirar al futuro, echa la vista al pasado. 

Lo que sucede después está dedicada a Nora Ephron, cineasta y guionista con la que trabajaste en algunas de tus películas más icónicas, ¿qué importancia ha tenido esta figura femenina en tu carrera?

Hice cuatro películas con Nora – dos con ella como guionista (Cuando Harry encontró a Sally y Colgadas) y dos como directora (Algo para recordar y Tienes un e-mail) -, y fue una experiencia única en mi vida. Dirigiendo este filme, sentí que, finalmente, alcanzaba a comprenderla un poco mejor. Hay una alegría muy particular en el momento en el que ves que una escena que has escrito cobra vida, no solo ante el público, sino ante todo el equipo que está rodando la película. Y ella consiguió encontrar la magia en estas situaciones, disfrutaba intensamente de todo ello. Le estoy agradecida por muchas cosas, no solo a nivel profesional, por la influencia que ha tenido en mi carrera como actriz y directora, sino también como amiga y mentora. 

A lo largo de tu carrera has confiado en diversas ocasiones en cineastas mujeres, como la propia Ephron, pero también Jane Campion – con la que rodaste el thriller erótico En carne viva – o Diane Keaton – directora de Colgadas -. ¿Te han influido a la hora de convertirte en cineasta?

Lo cierto es que nunca pensé que, a causa de mi género, ser directora podría ser una profesión vetada para mí. Probablemente lo sentía así porque había visto a todas esas mujeres llevando a cabo ese trabajo, en una época en la que no había muchas cineastas. Rodando Lo que sucede después he aprendido que una directora es una persona que tiene que hacer muchas cosas al mismo tiempo; en este proyecto he escrito, dirigido, he actuado…y además tienes que hacer todo eso consiguiendo que el entorno de trabajo sea divertido para todo el mundo y cerciorándote de que consigues decir lo que quieres decir. Estoy muy agradecida a estas mujeres por su ejemplo, porque gracias a ellas nunca pensé: “como soy una mujer, no podré dirigir”. 

La película es una comedia romántica poco inusual, que aborda el amor en la madurez, pero también temas como la soledad, el fracaso, o las consecuencias del envejecimiento.

La película gira en torno a una idea muy concreta: la de dos personas que no han pasado la vida juntos, sino que se conocieron en su juventud, hubo un malentendido que les separó, que hizo que se rompieran mutuamente el corazón, y ahora, treinta años después, miran hacia atrás e intentan entender qué es lo que les sucedió. Normalmente las comedias románticas miran hacia el futuro, pero esta echa la vista hacia el pasado. Además, es cierto que no hay muchas películas que traten sobre personas de la edad que tienen Willa y Bill, los protagonistas. 

En cuanto al fracaso, todos los que hemos llegado a los sesenta años hemos vivido altibajos, así como éxitos y fracasos. Y poco a poco te das cuenta de lo útil que es el fracaso, en muchas ocasiones cuando ni siquiera eres consciente de ello. De todos modos, más allá de esto, la idea que realmente me interesaba era la de dos personas unidas porque, en un momento dado, se sienten vulnerables respecto a una situación concreta que no quiero desvelar para no hacer spoilers. Ambos tienen que entender una pérdida común, una tragedia, y asumir ese fracaso de un modo productivo.

En el filme, otro de los temas relevantes es el de la maternidad y la paternidad. ¿Es un tema que te interesa por tu propia experiencia como madre? ¿Cómo ha afectado la maternidad a tu carrera profesional? Lo que me gusta de ambos personajes es que tardan mucho en descubrir qué es lo que les une, que es que cada uno de ellos quiere cuidar a sus respectivas hijas. Pero esto no lo puedes entender hasta que llegas al final de la película. Lo que sucede después fue creada en un momento de pausa, pero no fue una decisión consciente ni deliberada, sino que simplemente sucedió. En primer lugar, sucedieron los tres años de la pandemia de COVID y, en segundo lugar, mi hija aún era pequeña, por lo que mi vida cambió, pero estoy satisfecha del resultado. Sin esa pausa no hubiera podido escribir una película como esta, a la que he dedicado mucho tiempo y esfuerzo, y que parte de la idea de observar el mundo en un instante muy concreto, cuando estábamos todos aislados, como Willa y Bill en ese aeropuerto.

¿Hay espacio aún en el mundo para comedias románticas como las dirigidas por Ephron o como Lo que sucede después?

No sé si el mundo ha cambiado porque siempre ha habido optimismo y cinismo, pero me parece que el cinismo es una actitud demasiado fácil. Estoy muy orgullosa de que no sea una película cínica. En ella, los personajes se reencuentran en un entorno que defiende la conexión, la comprensión y el perdón entre ellos. He hecho una comedia, pero que tiene diversas capas, en las que podemos encontrar también tristeza, nostalgia o pesadumbre, pero esto no significa que esta parte sea más profunda que la parte optimista. Hay tanta profundidad en la luz como en la oscuridad. 

El estreno de En carne viva, de Jane Campion, provocó una oleada de críticas por sus escenas sexuales. ¿Sentiste que estabas siendo, en cierto modo, “cancelada”, o castigada por salirte de tu papel asignado? ¿Y crees que las cosas han mejorado desde entonces con respecto a las mujeres en la industria de Hollywood?

Creo que las cosas, en general, han mejorado. Como suele suceder, en algunos aspectos hemos retrocedido y en otros hemos avanzado, pero al menos ahora es mucho menos inusual, o menos destacable, que una mujer sea cineasta. Hace veinte años, esto no era así.

En cuanto a la reacción de En carne viva, pienso que el cine es una expresión artística muy vinculada a las necesidades del mercado. Y esos son dos terrenos que en ocasiones se anulan mutuamente. ¿Hubiera ido mejor en la taquilla la película si no hubiera existido esa reacción en los medios? No lo sé, pero hubiera sido fantástico que una película como esta, con un discurso crítico por parte de una mujer directora, hubiera ganado dinero, esto habría abierto muchas oportunidades. Yo nunca pensé en mí misma como “cancelada”, me sentí muy agradecida de haber tenido la oportunidad de trabajar con Jane y de poder ver de cerca su manera de pensar como artista. Todos los que estuvimos involucrados en la película hablábamos de que era como un restaurante que solo sirve un plato: si no te gusta, es mejor que no vengas. Era un modo de pensar, y de crear, muy valiente y me encantó estar vinculada al proyecto. 

Recuerdo que hice una entrevista con un periodista en Inglaterra (se refiere a esta hostil entrevista que Michael Parkinson le hizo en la BBC durante la promoción del filme de Campion) que ahora se pone como ejemplo, en cursos universitarios de periodismo y comunicación, de cómo hacer una mala entrevista… ¡y yo soy la protagonista! Ahora ya no me siento desafiada ni intimidada tan fácilmente; supongo que estas mujeres también me enseñaron a lidiar con estas situaciones. Norah, Jane y Diane eran muy inteligentes, sabían perfectamente cómo utilizar y escoger sus palabras, y eso, en un mundo dominado por hombres, era muy importante. En este negocio es absolutamente vital expresarte bien y saber articular tus pensamientos. En cualquier caso, y pese a todo, estar en compañía de Norah, Diane o Jane, que eran tan creadoras y creativas desde lo más profundo de sus corazones, solo me ha aportado cosas positivas, como persona y como artista. 

ACTRICES DIRECTORAS GUIONISTAS Meg Ryan

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

FESTIVALES

Cannes 2024

"‘All we imagine as light’, de Payal Kapadia, la apuesta de última hora por la Palma de Oro"

La película india, entre las preferidas de la competición, en un Festival de Cannes con mayor presencia de cine de mujeres en otras secciones.

ENTREVISTAS

Claudine Nougaret

"El sonido como creación"

“Se hace sonido para una imagen, pero es necesario que la imagen deje espacio al sonido”.

FILMORRETRATOS

Sara Gómez

"Cine, vanguardia, revolución y cuestionamiento"

A pesar de su corta vida, la cineasta afrocubana exploró las posibilidades del cine documental como herramienta de transformación social. Con motivo del 50 aniversario de su muerte y gracias...

ENTREVISTAS

Catherine Breillat

"La radicalidad del deseo"

El D’A film Festival Barcelona de este año dedicó su retrospectiva a la figura de la francesa Catherine Breillat, una de las directoras más transgresoras del cine europeo. En el...

FILMS

Crítica

"El último verano: El improbable control del deseo"

Diez años después de su anterior film, Breillat regresa con una obra sobre relaciones prohibidas que evita clichés sensacionalistas y profundiza en los recovecos del deseo y la dominación.

FESTIVALES

Cannes 2024

"‘The Substance’ de Coralie Fargeat, una brutal experiencia cinematográfica al límite que trastorna Cannes"

Las dos nuevas películas de mujeres presentadas en la sección oficial después de Diamant brut, The Substance y Bird de Andrea Arnold, no podrían ser más diferentes y al mismo...

ACTUALIDAD

MIFDB

"Guía por las Persistencias fílmicas de la Mostra Internacional de Films de Dones de Barcelona"

Una panorámica inmejorable por el cine hecho por mujeres de todo el mundo a través de títulos procedentes de Brasil, Perú, China, Georgia, Japón, Chile, Estados Unidos y Alemania, entre...

ENTREVISTAS

Delphine Girard

"Las víctimas no son modelos de perfección"

“Es magnífico que las mujeres se ayuden para sobrevivir”.

FILMS

Crítica

"Víctima imperfecta: ¿Hay víctimas perfectas?"

Delphine Girard se plantea un par de preguntas: ¿Qué pasa después de sufrir una agresión sexual? ¿Cómo continúan viviendo la víctima, el agresor y la policía que recibe la denuncia?...

FILMS

Crítica

"Lo que sucede después: El homenaje de Meg Ryan a Nora Ephron"

En su segunda película como directora, Meg Ryan rinde un emotivo homenaje a Nora Ephron con una irregular comedia romántica que, pese a todo, resulta interesante por la química entre...

  • enlace copiado

Si quieres seguir leyendo te tienes que suscribir

¡Únete a la comunidad Filmtopia para poder seguir dándote lo mejor del cine hecho por mujeres y ofrecerte nuevos contenidos y actividades!

¡Elige una de estas tres opciones!

suscripción mensual

4,99€

al mes

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción anual

49€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos escritos y en vídeo

SUSCRÍBETE

suscripción FAN CLUB

99€

al año

  • Acceso ilimitado a todos los contenidos

  • Acceso a sorteos de posters, libros, entradas, etc.

  • 1 entrada gratis al año para asistir a una mesa redonda o a una clase magistral sobre cine hecho por mujeres

  • 1 entrada gratis al año para asistir a un estreno de una película dirigida por una mujer

  • 1 camiseta de Filmtopia

  • (Oferta válida solo en España)

SUSCRÍBETE